La decana del Colegio de Notarios de C-LM pide disculpas a @AdaBankia por fallo en un premio del @CESCO_UCLM

La Decana del Colegio de Notarios de Castilla-La Mancha, Palmira Delgado pide disculpas por carta_a_AdaBankia y a los consumidores y quiere buscar una salida al problema generado por el director del CESCO al haber concebido y concedido un premio “a la carta” para dar argumentos a la banca en contra de los intereses de los consumidores, la pieza más vulnerable en la sociedad de consumo, más con los resultados catastróficos de los que estamos siendo testigos y víctimas.

Carta disculpas a AdaBankiaCarta disculpas a AdaBankia 2

Hoy la Universidad de Castilla La Mancha impidió el acceso al Teatrillo de San Pedro Mártir en el Campus Universitario de Toledo , lugar de entrega de los premios, al Presidente de AdaBankia que había acudido para conocer los criterios en los que se basaba el fallo del jurado.

El Presidente de Adabankia había denunciado el fallo del premio ante el periódico digital El Crisol de Ciudad Real, reproducido aquí

En las conclusiones del trabajo (de 501 a 503 página, reproducidas aquí), la premiada se expresaba así

<<El ahorrador invertía sin importar mucho el porqué ese producto que le ofrecían en su entidad de crédito prometía el doble de rentabilidad que los depósitos a plazo fijo de toda la vida.

Por duro que suene y, con todos mis respetos, el consumidor listillo o espabilado de antaño, es el que ahora se apresura a calificarse como ignorante>>

Aunque la autora se acuerda de que  <<Los esfuerzos de la banca por colocar estos productos rozan la inmoralidad más absoluta>>

Sigue cargando la autora con:

<<los imperativos categóricos no existen, ni tampoco está en los genes del banquero la semilla inductora al fraude, ni en los genes del consumidor el monopolio de la razón y la buena fe.

Y ello nos lleva a sostener que no todo vale, ni el consumidor puede escudarse en su condición de cliente minorista para eludir los riesgos del negocio asumido, especialmente cuando en épocas de bonanza se recibían a espuertas los rendimientos de las operaciones arriesgadas sin queja alguna, e incluso con cierta soberbia respecto al consumidor conservador y responsable.

El consumidor del mañana merece un escenario renovado, purificado, al que acuda también él advertido de los riesgos a los que se expone por su propia conducta. Idénticamente, el mercado del mañana se merece a un consumidor preparado,informado, y honrado.>>

Speak Your Mind

*