CESCO PREMIA UN TRABAJO QUE INSULTA A LOS CONSUMIDORES

El Centro de Estudios de Consumo (CESCO) surgido de la Universidad de Castilla La Mancha, vuelve a utilizar un trabajo pseudo-científico para insultar a los consumidores.

El trabajo intitulado: EL CONSUMIDOR COMO INVERSOR DE ALTO RIESGO: LA IMPUGNACIÓN POR VICIOS DEL CONSENTIMIENTO DE LOS CONTRATOS DE ADQUISICIÓN DE PARTICIPACIONES PREFERENTES Y SWAPS, UNA OPCIÓN SÓLO AL ALCANCE DE ALGUNOS, vuelve a ser escusa para despreciar a los consumidores.

Teatrillo San Pedro Martin ( Toledo) donde se realizará el acto de entrega de premios

Los premiados están llamados a recoger su galardón en en el acto de entrega de premios tendrá lugar este viernes 17 de enero, en el Teatrillo de San Pedro Mártir a las 11:00

El trabajo fue reconocido con 300€ y diploma acreditativo y publicación en la revista CESCO de Derecho de Consumo. Hemos de manifestar en nuestro rotundo rechazo a que se malgaste dinero público en tan denigrante trabajo.

La autora ALICIA AGÜERO ORTIZ alumna de la Universidad de Castilla La Mancha cargas las tintas contra los CONSUMIDORES

En su última parte concluye el trabajo de esta manera tan poco rigurosa y científica.

7. Conclusiones: No está en los genes. No todo vale

Como acabamos de observar, los imperativos categóricos no existen, ni tampoco está en los genes del banquero la semilla inductora al fraude, ni en los genes del consumidor el monopolio de la razón y la buena fe.
Y ello nos lleva a sostener que no todo vale, ni el consumidor puede escudarse en su condición de cliente minorista para eludir los riesgos del negocio asumido, especialmente cuando en épocas de bonanza se recibían a espuertas los rendimientos de las operaciones arriesgadas sin queja alguna, e incluso con cierta soberbia respecto al consumidor conservador y responsable.

Ni tampoco pueden tolerarse los niveles de desinformación y engaño que dominaban y dominan al personal de las oficinas de las entidades bancarias. Estamos en condiciones de exigir responsabilidad, información y diligencia.

El consumidor del mañana merece un escenario renovado, purificado, al que acuda también él advertido de los riesgos a los que se expone por su propia conducta. Idénticamente, el mercado del mañana se merece a un consumidor preparado, informado, y honrado.

Descargar trabajo completo EL CONSUMIDOR COMO INVERSOR DE ALTO RIESGO, LA IMPUGNACIÓN POR VICIOS DEL CONSENTMIENTO DE LOS CONTRATOS DE ADQUISICIÓN DE PARTICIPACIONES PREFERENTES Y SWAPS, UNA OPCION SÓLO AL ALCANCE DE ALGUNOS

o en http://cesco.revista.uclm.es/index.php/cesco/article/view/429

Speak Your Mind

*